domingo, 13 de febrero de 2011

ACTIVIDAD 15. DINAMISMO DEL COMERCIO Y DE LAS FINANZAS. CIUDADES INDUSTRIALES Y CLASES TRABAJADORAS.

INSTRUCCIONES: DESPUÉS DE LEER EL TEXTO ELABORA UN MAPA CONCEPTUAL QUE CONTENGA LAS IDEAS MAS IMPORTANTES SOBRE LA LECTURA E ILUSTRALO CON IMÁGENES O DIBUJOS PERTINENTES AL TEMA.


EXPANSIÓN ECONÓMICA Y CAMBIO SOCIAL (1750-1850)

DINAMISMO DEL COMERCIO Y DE LAS FINANZAS Con La Revolución industrial algunas naciones Europeas como Inglaterra empezaron a experimentar un acelerado crecimiento económico. El desarrollo de los transportes facilitó el intercambio comercial  entre Euro, Asia y America.

El liberalismo económico que sostenían los ingleses y que luchaba por la libertad para comerciar ganó terreno al mercantilismo reforzando el dinamismo comercial. De acuerdo con el liberalismo económico, la economía debía estar regida por la libre competencia en la producción industrial, la división del trabajo y el libre comercio.  Esta corriente liberal se expandió a otras naciones europeas donde fueron suprimidos los impuestos y aranceles al tiempo que se fomentó el libre intercambio de mercancías.

El acelerado crecimiento económico europeo propició el dominio de las potencias industriales sobre los mercados mundiales y sobre la producción, finanzas y comunicaciones. En la primera mitad del XIX se reformó el sistema bancario de los países industrializados de Europa, transformándose en instituciones de ahorro y crédito.

CIUDADES INDUSTRIALES Y CLASES TRABAJADORAS: Como recordaras, los países europeos importaban materia primas desde sus colonias para proveer a su incipiente industria y a la vez exportaban a sus colonias sus productos manufacturados.

Hubo empresarios burgueses que invirtieron su dinero para comprar varias máquinas, las instalaron en grandes talleres situados en ciudades que disponían de fuerza hidráulica, hierro y carbón. Contrataron personas para trabajar en ellas pagando salarios miserables. Produciendo mayor cantidad de bienes en menor tiempo, lograron reducir los costos y aumentar sus ganancias. El desarrollo de la producción aumentó el poder económico, y por consiguiente la influencia de la burguesía en la sociedad y en el gobierno, debido a que los monarcas absolutistas dependían económicamente de ésta, que junto a los obreros y campesinos, sostenían los lujos y despilfarros de la corte. Sin embargo, la burguesía industrial permanecía subordinada al rey y por debajo de la nobleza y del clero.


Junto con la burguesía industrial a pareció la burguesía financiera, formado por los dueños de los bancos, los cuales prestaban su capital a los industriales cobrando grandes intereses. Los campesinos y los artesanos que, al no poder competir con la industria, habían tenido que vender sus tierras y cerrar sus talleres y emigrara a las ciudades en busca de trabajo, formaron, en los siglos XVII y XVIII el proletariado, la clase obrera o trabajadora despojada de sus medios de producción (tierra y herramientas), se vio obligada a trasladarse a las ciudades para vender su fuerza de trabajo y poder subsistir a cambio de un salario. Como consecuencia de la gran oferta de mano de obra, los salarios eran míseros y las condiciones de vida deplorables. 


Las ciudades crecieron sin ninguna planeación debido a que ni a los patrones ni al gobierno le preocupaban las condiciones en las que vivían los trabajadores. Los trabajadores vivían en pequeños cuartos construidos en calles estrechas y sin servicios de agua potable, drenaje, alumbrado, pavimentó, vigilancia, o ningún otro; trabajaban 16 horas diarias, sin descanso, a las mujeres y a los niños se les pagaba menos que a los hombres. Además, eran estrechamente vigilados por capataces que les imponían desde multas hasta castigos corporales.



Las fábricas eran insalubres y peligrosas. Por causa de los bajos salarios, el trabajo agotador, la dura disciplina los alojamientos insalubres, la pésima alimentación y la inseguridad en el trabajo, los obreros estaba expuestos a todo tipo de accidentes y enfermedades, de ahí que al inicio de la Revolución Industrial el índice de mortalidad entre la clase proletaria fuera muy alto.




INSTRUCCIONES: COPIA EN TU CUADERNO DE HISTORIA EL SIGUIENTE TEXTO Y RESPONDE LAS PREGUNTAS QUE SE INDICAN.

FORMACIÓN DE UNA CONCIENCIA HISTÓRICA PARA LA CONVIVENCIA.





Adolf Kolping, escribió a mediados del siglo XIX, lo siguiente sobre las primeras fábricas:

Ustedes saben que hace algunos años estuve en los Países Bajos. Allí vi y oí muchas cosas acerca de las fábricas […].

Para producir sus mercancías, esa gente necesita muchos trabajadores, grandes y pequeños, a menudo niños de 8 a 10 años, mujeres y niñas, según las características de cada tarea […].

En la fábrica el hombre se vuelve fácilmente una máquina en su pensamiento y acción. Día tras día la fábrica rechina y golpea, zumba y vibra monótonamente dentro de su cabeza, de modo tal que su corazón y su mente necesariamente deben resultar dañados. El hombre  - alejado ya de Dios-  solo piensa entonces en sus pasiones o en su dolor, la insatisfacción le roe el alma, o sede interiormente bajo el peso de una resignación  apática [...].  

Kolping Adolf, en Plum, Werner, relatos obreros, testigos y actores de la revolución industrial, ILDIS -EDICIONES INTERNACIONLES, Bogotá. 1968, pp. 112 y 114.

Responde las siguientes preguntas:
 
·         ¿Cuál es la idea principal del texto anterior? Explícalo con tus propias palabras.
·         ¿consideras que las condiciones laborales de los trabajadores en nuestro país son distintas de las que tenían durante los inicios de la revolución industrial?
·         ¿Sabes qué artículo de nuestra Constitución regula el trabajo de las personas y que señala?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL INICIO

PROGRESO

EL RESULTADO